Barcelona, 25 de junio del 2018.-  Las Revoluciones Industriales han eliminado categorías laborales y han fabricado otras nuevas. Esto ocurrirá hoy. Intuimos qué puestos de trabajo pueden desaparecer y qué disciplinas laborales se impondrán a corto plazo. Por ejemplo, el vehículo autónomo y concebido como un servicio acabará con las profesiones vinculadas al vehículo como objeto patrimonial. Sin embargo, el vehículo autónomo necesitará de fabricación y, sobre todo, de mantenimiento. Ya veremos lo que ocurrirá con los buques de mercancías autónomos y con los aviones autónomos para personas.

El smartphone puede acabar con los fabricantes de PC, pero habrá que fabricar smartphones. Las grandes televisiones domésticas con todos los contenidos vía streaming pueden acabar con las salas de cine, pero habrá que fabricar pantallas de televisión. Los drones urbanos pueden ser el final de los repartidores de última milla, sin embargo, la transición puede llevar décadas. La telemedicina será realidad, pero aún necesitaremos médicos. 

La visión del mundo se enriquecerá con la realidad aumentada y la realidad virtual, pero nunca sustituirá a los viajes presenciales y al contacto con los ciudadanos de cada lugar. Vendrán gafas inteligentes y algunos dispositivos como éste:

 

Pero lo que de verdad importa ahora es si nuestros puestos de trabajo están garantizados o no. Si podemos convivir con un robot que nos acompañe en nuestra jornada laboral. Es decir: 

 

Neuralink

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s