Barcelona, 15 de junio del 2021.- La era de las transformaciones en la que estamos inmersos guarda nuevas sorpresas tanto para el transporte de pasajeros, como para el transporte de mercancías. En este caso, tratamos la Resurrección del Zepelín después de 88 años, por parte de una empresa británica.

El Confidencial ha publicado un reportaje sobre Airlander y los próximos dirigibles para mercancías, como hemos informado recientemente en AndSoft.

Viajes del centro de Barcelona al centro de Palma de Mallorca en 4 horas y 32 minutos. Esta es la promesa de Hybrid Air Vehicles (HAV), una empresa británica que se ha empeñado en rescatar los dirigibles del olvido y convertirlos en uno de los medios de transporte aéreo de pasajeros que menos CO2 emitan en 2025. 

Según HAV, su nuevo Airlander 10 será un dirigible de 92 metros de largo con capacidad para 90 pasajeros y podrá llevar una carga de hasta 10 toneladas. 

Además, contaría con cuatro motores híbridos que le darían una autonomía aproximada de 7.400 kilómetros y harían que emitiera hasta un 90% menos de CO2 que los aviones actuales. Aunque no serán los definitivos. HAV ya ha anunciado que está trabajando en una versión 100% eléctrica para conseguir la emisión de carbono cero para 2030. La sostenibilidad es uno de los puntos en los que más insiste HAV, que vende este medio de transporte como “una victoria temprana y rápida para el clima”. 

También hacen hincapié en la conveniencia de no tener que desplazarse fuera del centro de la ciudad para poder embarcar en uno de sus dirigibles. Su capacidad de despegar y aterrizar verticalmente desde cualquier tipo de superficie plana hace que no necesiten de grandes extensiones de terreno para realizar este tipo de maniobras. 

Según comentó Tom Grundy, director general de HAV, a The Guardian: “tenemos aviones diseñados para viajar distancias muy largas recorriendo distancias muy cortas, cuando en realidad hay una solución mejor. ¿Cuánto tiempo más nos podemos permitir el lujo de viajar estas distancias cortas con una huella de carbono tan grande?”. 

La compañía ve este tipo de transporte como una opción eficiente y sostenible para viajar entre ciudades que no estén demasiado lejos. Además del Barcelona-Palma de Mallorca, la compañía ha puesto como ejemplo rutas entre Seattle y Vancouver, Liverpool y Belfast y Oslo y Estocolmo. De hecho el propio Grundy compara su transporte con los ferrys rápidos. “No se trata de un producto de lujo, sino de una solución práctica a los retos que plantea la crisis climática”, afirma. 

HAV ha comentado a The Guardian que ya está en conversaciones con varias aerolíneas y espera avances en los próximos meses. La empresa sostiene que también ha firmado un acuerdo para entregar una aeronave a la empresa sueca de viajes de lujo OceanSky Cruises, que ha dicho que pretende utilizar la nave para ofrecer viajes experienciales en el Polo Norte. En 1937 una chispa electroestática prendió el hidrógeno que se escapaba del depósito principal del Hindenburg y provocó una explosión letal que hizo que los dirigibles dejaran de usarse como medio de transporte para personas. Desde entonces estos vehículos aéreos se han hecho mucho más estables y seguros adoptando el helio en lugar del hidrógeno como gas que les permite flotar. Aun así, en los últimos años solo hemos podido ver zepelines en el cielo como soporte publicitario. Pero eso está cambiando últimamente. Varias compañías están apostando por la vuelta de los dirigibles tanto para el transporte de mercancías como para el de personas. 

Sergei Brin, uno de los fundadores de Google junto a Larry Page, ha registrado en la administración de aviación americana un dirigible de nueva generación de 72 metros de longitud, 100% eléctrico y con capacidad para 14 pasajeros: el Pathfinder 1. El plan de Brin es utilizar este modelo como primer paso para construir otro más grande que tendría una longitud de unos 198 metros.

En Rusia también le han dado una vuelta de tuerca al zepelín. La empresa aeronáutica rusa Aerosmena presentó hace unos meses el diseño de otro dirigible que tenía una peculiar forma lenticular. Según la compañía este diseño que recuerda a un platillo volador les permite cargar 600 toneladas de peso y mejora al tradicional, de forma alargada, porque permite mayor maniobrabilidad y un aterrizaje más seguro en condiciones de viento desfavorables. 

Los obstáculos a los que se tienen que enfrentar este tipo de vehículos son muy similares a los que se encuentran el resto de aeronaves eléctricas que están por llegar. Si consiguen superar todos los problemas técnicos tendrán que convencer a los distintos reguladores para obtener los permisos de vuelo, algo que como hemos visto en algunos casos no es tan sencillo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .